Con microinyecciones e infiltraciones conseguimos paliar las carencias que hacen que nuestras manos se vean avejentadas: ganamos volumen, logramos tersura y luminosidad.

TÉCNICAS

Con estas microinyecciones en el dorso de las manos se consigue un aumento del grosor del tejido subdérmico.

Es un implante inyectable seguro y eficaz. Natural al tacto y reabsorbible.

Nombre:

E-mail:

Teléfono:

Mensaje

Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR